Antes de comenzar, hay algo clave que debes saber:

 

No Existe una única manera para manejar las finanzas en pareja.

 

Lo que si es estándar para todos es que las finanzas en pareja comienzan con la comunicación y transparencia de ambos. De esta manera, podrán llegar a un acuerdo sobre el método con el cual se sientan más cómodos para manejar el dinero en conjunto.

 

Dicho esto, te presentamos los 5 métodos más utilizados por las parejas para manejar sus finanzas.

 

 

Método 1 – Todo por Igual 

 

Con este método, la cosa es simple: ambos aportan por igual

Es importante considerar que las parejas que utilizan este sistema deben estar en condiciones muy similares de ingreso y nivel de deudas.

La pareja hace un presupuesto de todos los gastos de la casa y lo divide entre 2. El resultado es la cantidad que cada uno debe aportar mensualmente para crear un fondo común, con el cual se pagarán todas las cuentas en conjunto: alquiler, luz, agua, supermercado o deudas.

 

Con éste método es importante que conversen sobre el ahorro para proyectos o vacaciones en pareja, lo cual debe estar considerado dentro del aporte mensual que cada uno da.

El resto de los ingresos, cada quien lo administra por separado, según sus necesidades y prioridades.

 

 

Método 2 –  Aporte según sueldo

 

Para aquellas parejas en la que sus ingresos o condiciones de deuda sean muy diferentes, siempre cabe la posibilidad que cada uno aporte de manera proporcional.

La pareja suma todos los gastos y compromisos en conjunto, y los dividen proporcionalmente (ver ejemplo de abajo). Cada uno, realiza un aporte mensual proporcional a sus ingresos y construyen un fondo común con el cual se pagan todos los gastos.

 

De igual manera, es importante considerar cómo van a aportar o a pagar sus proyectos o vacaciones en conjunto.

 

EJEMPLO:

  • Fulanito gana $100 mensual y Menganita gana $150 mensual. Sumando ambos ingresos, sería $250 en total.
  • El salario de Fulanito es 40% del total de ingresos (Divides $100/$250 y lo multiplicas por 100%). El salario de Menganita es el 60% del total de ingresos.
  • Imaginemos que sus gastos mensuales en conjunto son $55.
  • La cuota mensual de Fulanito sería $22 (Multiplicas $55 x 40%) y la cuota mensual de Menganita sería $33

 

Método 3 – Nos dividimos las Cuentas

 

“Yo pago esto y tu pagas aquello”. Es algo así como “juntos pero no revueltos” en el que la pareja no mezcla por completo sus finanzas personales.

 

Cada uno se encarga de pagar alguna cuenta de las cuales, no necesariamente tiene que tener montos similares. Esas cuentas se pueden dividir proporcional al salario o por conveniencia.

Este modelo es muy usual cuando una pareja comienzan a vivir juntos, sobretodo, cuando uno invita al otro a vivir en su casa. El dueño de la casa se encarga de pagar la hipoteca o alquiler, mientras que la otra persona apoya en los gastos de la casa como electricidad, agua o demás.

 

Eso sí, para que este esquema funcione es importante que la pareja converse sobre los “gastos extraordinarios” que puedan tener: ¿cómo los van a cubrir?. Podrían considerar tener un pequeño ahorro común para emergencias. Lo importante es conversar con anticipación.

 

 

Método 4 – Yo me encargo

 

“Yo pago todo”, es decir, una de las personas en la pareja se encarga de todos los gastos del hogar.

Este método es usual para aquellas parejas en la que uno de los miembros se queda en casa con los hijos, está estudiando a tiempo completo o realizando otras actividades que no le permiten generar ingresos.  También, puede darse en parejas en la que ambos trabajan pero uno de los miembros tenga altos ingresos y decida encargarse de todo, de manera tal que el ingreso de la otra persona se utilice para ahorros o  un proyecto específico.

 

Es importante que la pareja haya acordado previamente que uno de los dos se encargará de todos los gastos y no darlo por hecho. Ambos deben estar de acuerdo, manejar un presupuesto único, cuidar su nivel de gastos, deudas y sobretodo, crear un fondo de emergencias robusto. Importante también, contar con seguros (médicos y de vida) que los respalde.

Método 5 – Lo Mío, lo Tuyo y Lo Nuestro

 

Con este método se mezclan completamente las finanzas, se crea “un sólo bolsón” y pasan a tener un sólo bolsillo.

Ambas personas aportan la totalidad de sus ingresos en una cuenta en conjunto. Realizan un sólo presupuesto en el que se consideran: ahorros, gastos del hogar, deudas de ambos, gastos de entrenamiento, ropa, etc.

Es muy importante que se respete el presupuesto para que éste método funcione. Adicionalmente, se recomiendan hacer reuniones periódicas para verificar el cumplimiento del presupuesto o conversar sobre cómo les fue en el mes.

Este es un método usualmente para parejas que no tienen grandes deudas.

 

CONCLUSIONES

 

No olvides, que lo imprescindible para que cualquier método funcione es la comunicación y la transparencia. Poder conversar al respecto, hacer un análisis de cómo han manejado el dinero hasta ahora y sobretodo, ser objetivos; podrá ayudarles a ambos a crecer y mantener una relación sólida.