“No puedo ahorrar hasta que no termine de pagar deudas”.

Éste es un mito clásico, una creencia errónea que tenemos en nuestro “chip”.

Lo que sí es cierto, es que cuando tenemos muchas deudas, hay varias estrategias que podemos seguir para salir de ese estado.

 

Hace unos meses hicimos una encuesta que decía lo siguiente: ¿Qué harías primero: Ahorrar o Pagar Deudas?. Hubo  muchísimas respuestas, todas con diferentes puntos de vista. Asique decidimos evaluar cada opción. Aquí les va:

 

LO BUENO DE PAGAR DEUDAS PRIMERO

 

Pagar las deudas primero por una cuestión de “Interés”.

Las tasas de intereses que pagas por un préstamo es más alta que las tasas que recibes por tus ahorros.

Entonces, si hacemos un par de cálculos, nos damos cuenta que es mejor (por un tema de precio, osea tasa de interés) tratar de pagar primero la deuda y salir rápido de eso.

¿Suena sencillo?  Aquí la clave está en concentrarte en pagar tu deuda y salir de ella. Si sales de una deuda pero te sigues endeudando en otras cosas, entonces nunca vas a lograr ahorrar y siempre vas a estar dependiendo de las deudas.

 

LO BUENO DE AHORRAR PRIMERO

 

Ahorrar primero significa ahorrar antes de endeudarte.  

Imagínate que estás enfocando en pagar tu deuda, no ahorras ni tienes fondo de emergencia, ¿Cómo harías si te sucede algún imprevisto?. Tendrías que endeudarte nuevamente.. y comenzar de nuevo a pagar la deuda.

Entonces, lo bueno de ahorrar primero es que te preparas para cualquier imprevisto, de manera tal que si tienes una emergencia, puedes enfrentarla sin necesidad de volverte a endeudar.

Muchos piensan que como las deudas le consumen gran parte de sus ingresos y que lo que podrían ahorrar es muy poco. En realidad, es mejor que ahorres es “poco” y que seas constante. Así sean $20 mensuales, poco a poco irás contruyendo tu fondo de emergencia.

En el ahorro lo clave es la constancia. 

 

LO BUENO DE AHORRAR Y PAGAR DEUDAS AL MISMO TIEMPO

Ahorrar y Pagar Deudas: Lo mejor de ambos mundos. Eso sí, va a depender de cuántos recursos tienes y de cómo están tus deudas.

 

CONCLUSIONES

La opción que elijas depende de tu situación actual.

Eso sí, es recomendable que siempre cuentes con un fondo de emergencia por cualquier situación imprevista. Luego de eso, podrías enfocarte al 100% en terminar tu deuda y después, seguir ahorrando 🙂