Cuando hablamos de Amor y Dinero, con frecuencia pensamos que suelen ser polos opuestos, hasta que nos damos cuenta de que el amor no puede pagar las cuentas.

A menudo, las finanzas en pareja es uno de los ámbitos de los que poco (o casi nunca) se habla cuando estamos en una relación y cuando el tema sale a relucir, pueden haber tensiones o incomodidades de por medio. Sin embargo, las finanzas son unos de los pilares del bienestar en pareja y por ende, es importante trabajar en ello.

Una manera saludable de abordar las finanzas en pareja es a través de las citas financieras, es decir, una reunión periódica con el objetivo de hablar de la administración de su dinero y sus metas financieras.

Si sientes que la administración de sus finanzas es algo en lo que deberían mejorar, te invito a que tengas tu primera cita financiera considerando los siguientes aspectos.

 

Comiencen por conocer sus personalidades financieras

Todos tenemos diferentes personalidades y eso también incluye la manera en cómo manejamos el dinero. Hay personas que les encanta tener todo planeado al detalle, otras que suelen ser espontáneas en sus decisiones financieras, no les gusta planear nada y también, están aquellas personas que planean una parte y tienen un poco de espontaneidad.

Sin importar cuál sea tu personalidad financiera, algo debe quedar claro y es que, tener personalidades parecidas, no asegura el éxito en el manejo de las finanzas, así como tener personalidades opuestas, tampoco es sinónimo de fracaso. La clave está en conocer las fortalezas y debilidades de cada uno en cuánto al manejo del dinero y así, delegar funciones y roles al momento de administrarlo.

De igual manera, entender cuáles son las ideas relacionadas al manejo del dinero y las circunstancias familiares bajo las que cada miembro de la pareja creció, ayuda mucho a comprender cómo cada uno toma decisiones financieras y por ende, ayuda a crear la empatía en la pareja, lo cual es fundamental en la relación.

Establezcan acuerdos

En las finanzas en pareja no puedes asumir absolutamente nada. Todo, por mínimo que parezca, debe conversarse y llegar a acuerdos, los cuales recomiendo que establezcan por escrito. Algunos acuerdos básicos que debes establecer son, por ejemplo: ¿Cómo van a manejar las finanzas del hogar: se mezclarán ambas finanzas o se dividirán las cuentas?, ¿Cuánto van a ahorrar mensualmente?, ¿bajo qué circunstancias solicitarían una deuda o utilizarán la tarjeta de crédito?, ¿Cuánto es el monto que consideran pueden gastar sin tener que contarle a la pareja?, ¿Si pasa alguna emergencia, cómo se cubrirá el gasto?, ¿Cómo se pagarán las vacaciones en familia?. Pueden hacer este ejercicio, anotando sus respuestas de manera individual y luego, compartirse las respuestas y llegar a un acuerdo.

Agenden las siguientes citas financieras

Agenden con antelación sus citas financieras de los próximos meses y comiencen a darle seguimiento a lo que conversaron en su primera cita. Podrían decidir reunirse el último fin de semana de cada mes y así, así disfrutar su cita de una manera agradable.

Las citas financieras deben ser mínimo una vez al mes, deben dedicarle tiempo y poder conversar abierta y cómodamente, enfocar la conversación en positivo y con una actitud proactiva.  

Los temas de conversación de sus siguientes citas financieras deben enfocarse en cómo les fue con la administración de las finanzas en ese periodo, cuáles serán sus próximas prioridades en el manejo del dinero, cuáles han sido los avances de sus metas financieras y por supuesto, poder planificarse para el nuevo mes.