Deudas: para algunos, es una palabra más.. para otros, es la razón de sus dolores de cabeza.

“Tengo demasiadas Deudas.. ¿Qué hago?”

Si has estado en esa situación, entiendes que es un momento de muchísimo estrés y en el que tienes la cabeza constantemente pensando qué hacer para salir de eso.

El celular no para de sonar y de llegar mensajes de los agentes de cobros, para que no olvides realizar tu pago a tiempo este mes. Tu haces las promesas de hacer los pagos, haces todo lo posible pero a veces, no te alcanza y te sientes tan culpable. 

Peor aún si le pediste prestado a un familiar o amigo, porque sabes que la relación con esa persona será incomoda hasta que logres cancelar tu deuda con ellos.

Te sientes terrible por haber llegado hasta esa situación y tienes todas las ganas que pagar, pero no sabes cómo salir de ese enredo en el que te has metido.

Es un presión espantosa y con el tiempo, esa presión se va convirtiendo en algo más que mal humor y dolores de cabeza contantes.

¿Sabes cuáles son las consecuencias de tener demasiadas deudas?

Está comprobado que estar excesivamente endeudado afecta la salud  física, mental y emocional.  

Un estudio de una Universidad del Reino Unido demuestra que aquellas personas que tienen muchas deudas son 3 veces más propensos a sufrir problemas de salud mental, como depresión, ansiedad severa, altos niveles de estrés los cuales trae consigo angustia e irritabilidad.

Adicionalmente, se han identificado que aquellas personas con muchas deudas tienden a presentar alguno de estos problemas:

  • Pérdida de sueño
  • Problemas digestivos
  • Migrañas
  • Desórdenes alimenticios
  • Úlceras

Sólo pensar en cuánto debes y pensar en cómo hacer para pagarlo te genera mucho estrés. A eso, agrégale al personal de cobros llamándote todos los días para que vayas a realizar el pago. ¡Qué estrés!

Algunos consejos si estás en esa situación

Si te sientes en una situación similar o padeces de algunos de estos malestares, te recomendamos algunos tips: 

  • Busca ayuda profesional para dar seguimiento a tu salud. No lo dejes pasar y ponle atención antes de que los síntomas y malestares se sigan agudizando.
  • Toma las riendas de tus Finanzas. Haz un diagnóstico de tus deudas e identifica qué tan grave es la situación.  Un porcentaje de deudas saludable está alrededor de un 35%, como máximo 40% de tus ingresos. Evalúa cuáles son tus opciones: re-estructurar la deuda, arreglos de pago u otros. 
  • Comienza a recortar gastos y a generar ingresos extras. Así, podrás abonar más a tus deudas y ayudarte a salir más rápido de ellas.
  • Re-evalúa tu estilo de vida. Es muy probable que tu estilo de vida y tus hábitos de compras, estén por encima de tus posibilidades. Haz un presupuesto y respétalo, aunque al principio pueda costar adaptarse, éste será el método para evitar futuros dolores de cabeza.
  • Lo más importe: No te quedes sin Tomar ACCIÓN. Ante una situación de excesivas deudas, lo 2ndo peor que puedes hacer, es no hacer nada para mejorarlo (lo 1ero peor es seguir endeudándote).  Sé consciente sobre tu situación y toma acción YA. 

Recuerda: No hay NADA que compre tu tranquilidad y tu paz.