Coronavirus ha llegado para cambiarlo casi todo, entre ello, la parte económica. Para nadie es un secreto que muchas empresas se han visto obligadas a tomar medidas debido a que están económicamente golpeados.

Es por ello por lo que ahora más que nunca es cuando debemos tomar el control de nuestras finanzas y prepararnos de manera inteligente, para tomar decisiones financieramente correctas.

Si te has perdido tu empleo, o conoces a alguien cercano en esta situación; te compartimos algunas recomendaciones de qué hacer con tu liquidación.

 

Guarda un fondo de emergencias.

Es importante que una parte de tu liquidación la destines para que sea tu fondo de emergencia, es decir, tu ahorro por si pasa cualquier imprevisto.

Sobre todo, si no tienes ahorros actualmente, más allá que el dinero de la liquidación. Abre una cuenta aparte y guarda por lo menos el 10%. Hazte a la idea que ese 10% es intocable (al menos que ocurra una emergencia real) y planifícate para vivir con el 90% restante.

Transfiere ese dinero de una vez porque de lo contrario, la tentación será muy grande y terminarás gastándolo.

 

Controla las deudas.

Podría ser tentador querer cancelar todas las deudas de una vez, pero no es lo más recomendable en este momento y bajo las circunstancias de haberse afectado la fuente de ingresos.

La recomendación sería poder acogerse a la segunda fase de la moratoria y así, tener más tiempo para poder estabilizarse financieramente.

Por otro lado, ten cuidado con las nuevas deudas. No consideres que endeudarte, ya sea con tarjeta de crédito o prestamistas; sea una salida rápida. En realidad, endeudarte bajo estas circunstancias, sería como dice el dicho “pan para hoy, hambre para mañana”.

 

Empieza un negocio.

Es un hecho que la recuperación económica tomará años. Por ende, esperar de brazos cruzados a conseguir un nuevo empleo, no suena como una opción viable. Utilizar una parte de tu liquidación como el capital inicial para empezar un negocio online o un negocio desde casa, podría ser también una gran opción.

Hay negocios online en los que la inversión que se requiere es muy baja puesto que, existen muchas herramientas con versiones gratuitas que podrías utilizar. En cambio, hay negocios desde casa en los que vas a requerir invertir en materiales o inventario. Sea cual sea tu caso, la recomendación sería que no comprometas más del 20% de tu liquidación para ello. Empieza de manera frugal y luego, poco a poco irás creciendo y adquiriendo mejores herramientas.  Recuerda que, con el resto de la liquidación, deberás poder hacer frente a tus gastos de supervivencia mientras el negocio, empieza a rendir frutos.

 

Haz tu Plan Financiero.

Llegó el momento de hacer tu plan financiero personal. En situaciones de crisis, debes activar tu presupuesto mínimo de supervivencia, es decir, un presupuesto en el que puedas hacer frente a tus gastos esenciales. Ahora mismo, no es momento de gastos extraordinarios y aunque sea doloroso tener que prescindir de ciertos gastos, debemos recordar que es una situación temporal.

Lo primero que harás es listar tus gastos y compromisos esenciales, es decir, supermercado, servicios básicos, salud, transporte, y demás gastos que requieres para vivir.

Con estos gastos esenciales, debes hacer un presupuesto para los próximos 90 días. Adicionalmente, debes calcular cuánto equivale tu liquidación en tiempo, en otras palabras, cuánto tiempo tu liquidación puede sostener tus gastos esenciales. Por ejemplo, si mi presupuesto mínimo de supervivencia es $500 y mi liquidación (después de separar el 10% de mi fondo de emergencia); es $2,000, eso equivale a 4 meses de mis gastos de supervivencia ( $500 /$2,000 = 4 meses).

Lo más importante de hacer tu plan financiero es poder tener visibilidad de cómo está tu situación actual y también, poder decisiones financieras sobre la manera de administrar tus recursos actuales.